Estado

Situado en el centro del país, este estado ofrece una variedad de climas, geografía, cultura y tradiciones increíbles formando un gran mosaico colorido. San Luis Potosí cuenta con una increíble riqueza natural, lo que se presta para eco-turismo en la Huasteca Potosina. Pero la naturaleza no es lo único que hace que este estado se hermoso, la arquitectura de las ciudades es también muy bella y el folclor de los potosinos es muy único. Un gran destino para unas vacaciones con todo tipo de actividades y para rematar excelente comida.

Algunos lugares de por aquí

Laguna de la Media Luna

La laguna de la Media Luna, es un balneario natural de agua cristalina, formado por un conjunto de seis manantiales que forman un ecosistema ecológico en el corazón de San Luis Potosí. El nombre se debe a que forma una media luna con sus aguas naturales poblada con peces, anfibios, fauna, reptiles y aves.

La laguna la Media Luna es una reserva natural protegida en la que se puede acampar, practicar el buceo, hacer bicicleta de montaña y observar la flora y la fauna, entre otras actividades.

Para llegar hay que viajar de San Luis Potosí a Río Verde y ahí tomar el camino de terracería que va a la media Luna.

- Super recomendado acampar, bucear y levantarse temprano a ver el vapor de la laguna.
- Hay que ir preparado para estar ahí hasta el último día porque no hay muchas opciones para comprar comida.
- Es importante ir bien abrigado y dejar morir los prejuicios, que allá todo mundo saluda y da aventón.

Xilitla. El jardin del eden.

Si de descubrir se trata, Edward James es el aventurero a seguir. El escocés de nacimiento, pero con cuerpo y alma surrealista, llegó a México con la idea de visitar a la pintora Carrington, además de crear Un Jardín del Edén.

Las Pozas es un jardín surrealista que cuenta con 36 estructuras de 40 hectáreas, en el lugar podemos encontrar escaleras que no te llevan a ningún sitio y columnas que no sostienen nada, pero que ocultan una gran cantidad de corrientes artísticas del surrealismo, las cuales están integradas en un paisaje idílico acompañado con cascadas y albercas naturales.

Honor a quien se lo merece. Se tiene que reconocer que la fundación de Pedro y Elena Hernández A.C., y su amor por la obra de Edward James, son los que se han encargado de conservar este lugar. Gracias a ellos, no sólo nosotros, si no más de 80 mil visitantes al año, pueden gozar y descubrir este hipnotizante paraíso.