San Miguel de Allende

En México existe tal diversidad de lugares y estilos, que podemos elegir una vacación familiar, aventurera, para descansar o para romancear sin salir del país. Pero cuando realmente quieran sorprender a su pareja con un viaje romántico, lleno de intimidad y lugares que dejan sin aliento, San Miguel de Allende, en el corazón del Bajío es más que perfecto. Un lugar bohemio y lleno de artistas desde los años treinta, que se convirtió en patrimonio de la UNESCO en 2008 por su belleza inigualable.

La verdad lo mejor que hay que hacer en San Miguel es, simplemente, pasear por las calles tapizadas de bugambilias, a cualquier hora del día. La arquitectura colonial, los cafés y restaurantes y las galerías de arte son suficientes para mantenerse entretenido durante horas. Aunque si están buscando comprar artesanías y comer algo tradicional no se pueden perder el Mercado de Artesanías, en dónde venden una cajeta para chuparse los dedos.

Es uno de los lugares favoritos para pasar el fin de semana, por lo cercano que es a la Ciudad de México. San Miguel de Allende es famoso por sus festivales, ecoturismo y gastronomía. Definitivamente si vas, vale la pena caminar por la ciudad, gozando de las diferentes galerías de arte, el centro y toda la deliciosa comida desde los puestos en el zócalo, hasta los restaurantes a su alrededor.

¿Cómo llegar?
San Miguel de Allende se localiza a cuatro horas del DF, y a una hora de Guanajuato y de Querétaro.
Para llegar desde Guanajuato puedes tomar la carretera 110 a Dolores Hidalgo y tomar la desviación a San Miguel por la carretera 51.

De la ciudad de México: En coche se toma la autopista 37 hacia Querétaro. Pasando San Juan del Río se toma el libramiento de Querétaro a San Miguel de Allende por la carretera 57D.

Tiempo aproximado de viaje desde:
Ciudad de México- 3h 15
Querétaro- 1h
Guanajuato- 1h 20

Inicia sesion para compartir tus experiencias sobre este lugar.