Los cenotes guardan misterio, historia y sobre todo una majestuosa belleza que descansa bajo el agua. Son una bóveda inmensa de tesoros guardados con recelo y conservados intactos aún a pesar del tiempo. Son frágiles y además son hogar de especies únicas en el mundo.601949_10200930066152546_661939619_n

Los cenotes son cuevas inundadas formadas de roca caliza. La palabra cenote viene de la palabra maya “Dzonot” que quiere decir hoyo profundo o abismo.

Estos se ubican en la Península de Yucatán y se formaron hace miles de años. Durante la era glaciar fueron cuevas secas, que sirvieron como refugio para hombres y animales; en ellos se han encontrado vestigios de diferentes edades, desde esqueletos prehistóricos, fogatas, ofrendas y hasta osamentas de la historia prehispánica de nuestro país.

También encontramos formaciones calcareas como estalactitas, estalagmitas y columnas entre otras, típicas de las cuevas, las cuales tuvieron que formarse durante ese periodo seco, ya que de haber tenido agua, no habría sido posible.

Respétalos, no los dañes, no extraigas vestigios arqueológicos, rocas, mucho menos, trozos de formaciones, no los contamines y por favor, disfruta su belleza.

Me preguntaron cual era mi cenote favorito y tengo que decir que es el de Dos Ojos. Es mi lugar de trabajo desde hace 3 años, lo conozco de arriba a abajo y no termina de fascinarme cada día.  Es uno de los más grandes y hermosos de la Riviera Maya.

– Spino Spinelli

321449_10200930038871864_775266593_n